SIGAN ESTA PAGINA ES BUENISIMA http://www.divinacomedia.com

10.04.2011 20:17
Existe una situación que ocurre ineludiblemente en todo restaurante de la humanidad, en aquellas mesas donde departen más de dos Hembras y al menos un Macho. En algún momento de la velada, cuando la conversación está en su instante más ameno, una de las mencionadas Hembras pide permiso para ir al baño. No sólo eso, también le pide a la otra que la acompañe -quien siempre acepta sin chistar-, para ir en manada a lo que se debería hacer en privado.

No deja de ser curiosa esta situación para un Macho humano, porque nunca se escuchará a uno de ellos decir ‘Rodri, voy al baño, ¿me acompañas?’ Entonces, si un Macho va en compañía sólo de su vejiga llena o del intestino grueso recargado, ¿por qué las Hembras humanas van juntas al baño?

Hay un rumor que insinúa que es debido al miedo de perderse en el camino. Aunque mi investigación, dio como resultado preliminar que es con el objetivo de pedir maquillaje prestado para retocarse, tener quien la ayude a reacomodarse el brassiere y quien le regale un kleenex, porque nunca hay papel higiénico. 

Comentario aparte, nunca he entendido por qué a los Machos los desvela esa afamada pregunta, cuando hay otras más desconcertantes tales como: ¿por qué antes de ir hacia el baño, ellas siempre tienen que ‘anunciarlo’? ¿Por qué el baño de ellas, suele estar más sucio que el de ellos?

Ahora, no sobra aclarar que los motivos mencionados antes, que llevan a las Hembras humanas a aislarse en un baño, no son más que circunstanciales y coyunturales. El impulso principal es sólo uno y más básico: chismear de Machos. Es un lugar perfecto, porque funciona como una República Independiente donde la visa de ingreso la da el género, lo que a su vez garantiza que el género del que rajarán no estará presente. 

De esta forma, dan rienda suelta a descuartizar no sólo al Macho que abandonaron en la mesa, sino por igual comentan de un Macho guapo que las miraba desde un rincón del restaurante, del mesero que le quitarían la ropa a mordiscos si no fuera mesero y hasta del ex novio de una de ellas que llegó con otra. 

En síntesis, lo que hacen al interior de un baño, es lo que ahora haré en esta columna: clasificar a los Machos humanos, continuando con la idea planteada en la Primera Parte del Ritual de Apareamiento Masculino, donde los comparé con las grasientas hamburguesas. 

http://www.divinacomedia.com/secciones/human_planet/human_planet.php